foto Baja California Sur

 

Baja California Sur, un estado rodeado por escenarios de cultura, arte y tradiciones, adornado por mar, oasis y desiertos que engrandecen las tradiciones del estado, conformado por 5 municipios que encierran entre sus principales atractivos culturales las pinturas rupestres con una antigüedad de 7,500 años la misión de Santa Rosalía fundada en 1705 por el Jesuita Franciscano Escalante, las misiones de Comondú, Loreto y Mulegé que engrandecen la historia de nuestro estado además de la tradición de la elaboración del vino misional en Los Comondú, los cotidianos trabajos en concha, barro, cuero, piedra, palma, coral, carey y las tradiciones que enmarcan a los pueblos mágicos rescatando los procesos manuales para la elaboración de dulces regionales.

Bienvenidos a Baja California Sur.

Elaboración de caldo de hueso seco con zayas silvestres y ensalada de huevo con fruto de biznaga

imagen

Lengua
Español

Ubicación
País: México
Estado: Baja California Sur
Municipio: Comondú
Localidad: TOTAL DEL MUNICIPIO

Esta manifestación forma parte del Inventario del Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI) de México.
Los habitantes de algunos ranchos de Baja California Sur aprendieron a aprovechar los recursos de la naturaleza: frutos, maderas, minerales, plantas medicinales, entre otras. En los ranchos de Ojo de Agua y San Martín se realiza una práctica culinaria exclusiva en todo el estado. Estos ranchos fueron fundados en los procesos de colonización posteriores al régimen de administración misional jesuita y prevalecen con muchas de sus características originales: la arriería, sistemas constructivos y aprovechamiento del agua de los manantiales. En Ojo de Agua se elabora un platillo regional que aprovecha las zallas silvestres, especie de camote rosado que se produce durante las temporadas de lluvia en las mesetas barrosas de la región y que, combinado con el hueso seco de las reces que se crían ahí, generan un caldo regional de singular importancia para el rancho. En San Martín se elabora una ensalada con verduras comerciales y huevo cocido, pero que incluye como ingredientes excepcionales la frutilla de la biznaga y oréganos silvestres.
Los dos platillos corresponden a una dieta que tiene sus orígenes en el aprovechamiento de los recursos desde la época prehispánica (los cazadores recolectores utilizaban tubérculos y frutos del desierto para su consumo) y que posteriormente en los diferentes procesos formación de la sociedad rural regional continuó practicándose.

Elaboración de dulce de panocha de gajo y de norote, elaboración de dulce rendido y conservas

imagen

Lengua
Español

Ubicación
País: México
Estado: Baja California Sur
Municipio: Comondú
Localidad: SAN JOSÉ DE COMONDÚ

Esta manifestación forma parte del Inventario del Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI) de México.
La siembra de frutales fue parte de la estrategia de los misioneros jesuitas a su arribo a California, ya que contribuían a la dieta diaria al proporcionarles alimentos frescos, sobre todo si consideramos lo larga y penosa que resultaba la travesía marítima desde las costas de Sonora. La introducción de especies como los higos, guayaba, papaya, mango y cítricos como la naranja, limón, limón real y toronja, fue exitosa en algunas misiones como la de San Francisco Javier y San José de Comondú y su pueblo de visita San Miguel, entre otras. Durante las temporadas de buena cosecha, una forma de conservar los excedentes de las frutas, fue mediante la elaboración de dulces y conservas, que permitían guardarlos, transpórtalos y consumirlos, aun meses después de su cosecha. Esta práctica continuó tras la expulsión de los jesuitas y se convirtió en práctica común en ranchos y pueblos, pues estos dulces, además de proveer un alto contenido energético por el azúcar, llegaron a constituir una moneda para el intercambio de mercancías de un rancho a otro.

Almejas tatemadas

imagen

Lengua
Español

Ubicación
País: México
Estado: Baja California Sur
Municipio: Loreto
Localidad: TOTAL DEL MUNICIPIO

Esta manifestación forma parte del Inventario del Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI) de México.
Las almejas tatemadas son el platillo típico de Loreto, para su elaboración se utiliza la especie conocida popularmente como “chocolata”. Desde el periodo prehispánico, los moluscos han formado parte de la dieta regular de los habitantes de Loreto, se han encontrado concheros, sitios donde los indígenas que habitaban la región depositaban las conchas de los moluscos que comían, mismos que han permitido conocer y analizar sus hábitos alimenticios.
La preparación de este platillo es muy sencillo, lo que sugiere que su receta bien puede proceder de las culturas indígenas de la región, que incluían en su dieta este tipo de marisco.
El Sr. Justino Arce aprendió de su padre, el Sr. Erasmo Arce, la receta, él a su vez la había aprendido de su abuelo, a quien su bisabuelo había enseñado. La familia Arce a través de cuatro generaciones ha guardado esta receta. No obstante según relata el Sr. Justino Arce, su bisabuelo había aprendido en la isla Coronado la receta, ahí se prepara sobre la arena. Cuando su bisabuelo trajo la receta a Loreto, la modificó, tal como se conoce hoy en día.
La preparación del platillo inicia con la captura de la almeja chocolata, después se esparce una cama de grava sobre la arena, donde las almejas son encajadas boca abajo; acto seguido sobre las almejas se coloca chamiso y se enciende una fogata en dirección contraria al viento, para favorecer una cocción lenta. Sobre la misma grava se caliente tortillas de harina. Una vez cocinadas las almejas se desentierran, se abren, se prepara en tacos y se acompaña con una salsa elaborada con mayonesa, aceite, mostaza, vinagre, sal y pimienta.

Elaboración de vino de uva, de pasa y de granada.

imagen

Lengua
Español

Ubicación
País: México
Estado: Baja California Sur
Municipio: Comondú
Localidad: SAN JOSÉ DE COMONDÚ

Esta manifestación forma parte del Inventario del Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI) de México.
La elaboración del vino es una tradición que surgió a partir del periodo misional. Las misiones enclavadas en oasis como en los casos de San José de Comondú, San Francisco Javier y San Ignacio, presentaron a los misioneros condiciones propicias por su clima y la presencia de agua dulce, para el cultivo de frutales, dentro los que destacó la vid. Indispensable para la liturgia católica, la elaboración del vino en las misiones solventó la necesidad de comprarlo y transportarlo desde las costas de Sonora. La siembra de la vid ofreció buenos frutos, que posibilitaron la elaboración de los primeros vinos de californianos; con ellos se procuraba un ahorro, se ocupaban las tierras de la misión y se fomentaba una actividad agrícola. La tradición se asentó y tras la expulsión de los jesuitas en 1768, ésta pasó a manos de los soldados y sirvientes que sirvieron a las misiones. La elaboración del vino de uva, de uva pasa y de granada, se conserva en los pueblos de San José y San Miguel de Comondú, el primero asiento de la misión y el segundo su pueblo de visita más cercano. El vino se produce durante el verano y a partir de octubre y noviembre se comercializa.

Recolección, elaboración de dulce y jalea de pitahaya.

imagen

Lengua
Español

Ubicación
País: México
Estado: Baja California Sur
Municipio: La Paz
Localidad: TOTAL DEL MUNICIPIO

Esta manifestación forma parte del Inventario del Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI) de México.
La Pitahaya, es una fruta exótica y de intenso colorido. Se puede utilizar para preparar “dulce”, también se puede disfrutar comiéndola sola. Esta cactácea crece de manera silvestre y existen dos tipos distintos que se conocen como pitahaya dulce y pitahaya agria. La recolección de pitahaya data desde la época prehispánica pues los antiguos pobladores de la península la consumían durante el verano como una de sus principales fuentes de alimentación. La elaboración de dulce de pitahaya en los poblados del sur peninsular se remonta al periodo misional en el siglo XVIII cuando los padres misioneros instruyeron a los indios en algunas actividades artesanales y de producción. La preparación del dulce de pitahaya se realiza de manera artesanal con pocas alteraciones en su receta original, pues los insumos y métodos siguen siendo los mismos. En la parte sur del estado de Baja California Sur esta actividad se vincula con el proceso histórico de ocupación y poblamiento de la región; desafortunadamente el dulce de pitahaya se produce en menor escala debido, primordialmente, a la falta de redes de distribución, estrategias y apoyos por parte del gobierno para su comercialización.

Tlacuachadas en El Arroyo de Los San Juanes

imagen

Lengua
Español

Ubicación
País: México
Estado: Baja California Sur
Municipio: La Paz
Localidad: TOTAL DEL MUNICIPIO

Esta manifestación forma parte del Inventario del Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI) de México.
El Real de San Antonio data de la segunda mitad del siglo XVIII. Su antecedente inmediato es el Real de Santa Ana, fundado por un soldado misional el año de 1748. El desarrollo de los trabajos mineros de esa región de la península posibilitó que surgieran diferentes explotaciones ganaderas que abastecían al Real de Santa Ana, Real de San Antonio y el mineral de El Triunfo. Este abastecimiento era de carne seca, cebo, diferentes calidades de pieles para la fabricación de bolsas para el transporte de metales y otros insumos necesarios tanto para la producción de metales, como para la alimentación de las personas que comenzaron a poblar la región. Las actividades pecuarias fueron realizadas en un principio por antiguos sirvientes del régimen de las misiones, quienes se hicieron en el área de grandes espacios donde crearon ganado vacuno, mular y caballar. Éstas hicieron que surgiera en la zona “el hombre de a caballo” que construyó una tradición de ocupar el arroyo de Los San Juanes del Real de San Antonio, cada 13 de junio, día del Santo Patrono de la localidad. En un principio, estos hombres de a caballo, que también son conocidos con el nombre de “rancheros”, viajaban de las serranías para realizar diferentes suertes de a caballo que son conocidas hasta la actualidad con el nombre de “tlacuachadas” y que consisten básicamente en carreras de caballos. Esta actividad tradicionalmente se realiza con caballos de rienda que son utilizados en las actividades cotidianas de las diferentes unidades productivas pecuarias.

Trabajos de cestería y objetos de uso cotidiano elaborados de palma

imagen

Lengua
Español

Ubicación
País: México
Estado: Baja California Sur
Municipio: La Paz
Localidad: EL TRIUNFO

Esta manifestación forma parte del Inventario del Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI) de México.
Aproximadamente a unos 45 kms. al sur de la ciudad de La Paz, se localiza el antiguo pueblo minero de El Triunfo, donde la explotación de sus minas data de la época colonial. En 1748, Manuel de Ocio, un ex soldado misional, fundó el Real de Santa Ana. Después con las fundaciones de los reales de San Antonio y El Triunfo se experimentó un crecimiento de esta actividad que con sus altibajos se realizó hasta las primeras décadas del siglo XX. En 1878 se estableció la compañía minera “El Progreso”, de capital inglés, la cual realizó una inversión tal que para 1890 el poblado contaba con más de cuatro mil habitantes entre nacionales, italianos, franceses, norteamericanos y chinos. El comercio estaba en su totalidad en manos de particulares y fue notable el crecimiento de ranchos aledaños los cuales eran proveedores de productos básicos; es por ello que la prosperidad minera de El Triunfo y San Antonio fue determinante para el desarrollo de los demás pueblos del sur de la península de Baja California. La compañía minera “El Progreso” paró sus labores al dejar de ser costeable.
A partir de la decadencia de los trabajos mineros los pobladores empezaron a emigrar en busca de trabajo y el pueblo estuvo a punto de quedar sin habitantes; quienes permanecieron comenzaron a desarrollar algunas actividades artesanales con el fin de obtener algún recurso económico y poder sobrevivir. Fue así que se estableció la actividad artesanal del tejido de palma.

Cánticos religiosos, “Los gozos de San Francisco Javier” y “Las doce palabras torneadas”

imagen

Lengua
Español

Ubicación
País: México
Estado: Baja California Sur
Municipio: Loreto
Localidad: SAN JAVIER

Esta manifestación forma parte del Inventario del Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI) de México.
“Las doce palabras torneadas” y “Los gozos de San Francisco Javier” son cánticos religiosos cuya procedencia puede situarse cuando menos en el siglo XIX, pero es muy probable que provengan del periodo misional del siglo XVIII, y que se hayan enseñado, como una forma de doctrina que era trasmitida de generación en generación en el seno familiar, en particular en zonas alejadas como los ranchos y zonas serranas, lugares donde se dificultaba la enseñanza religiosa dadas las condiciones de aislamiento.

Consumo de carne de caguama

imagen

Lengua
Español

Ubicación
País: México
Estado: Baja California Sur
Municipio: Loreto
Localidad: TOTAL DEL MUNICIPIO

Esta manifestación forma parte del Inventario del Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI) de México.
La tortuga, o caguama como se le llama tradicionalmente en Sudcalifornia, ha formado parte de la dieta de sus habitantes desde el periodo prehispánico. Hasta hace algunas décadas la caguama se consumía lo mismo en ranchos que en ciudades, se comercializaba abiertamente, era una tradición. Los colonos que poblaron la media península después del periodo misional, en particular los que se asentaron en las costas, consumían la caguama, como un recurso más que el mar les proporcionaba. El consumo de la carne de caguama se convirtió al paso del tiempo en un elemento cultural de Sudcalifornia. En Loreto por ejemplo, su preparación en diferentes platillos incluía, granos de sal de la Isla del Carmen, como la caguama estofada, a la leña o en machaca. Estos platillos se acompañaban con tortillas de harina y café tostado, todo se preparaba en estufas de leña. Algunas recetas han dejado de elaborarse, como la caguama empanizada o en machaca, primordialmente por la prohibición en su consumo. No obstante, continúa en menor escala esta tradición. En ranchos y pueblos costeros es común esa práctica pues se encuentra estrechamente ligada a las costumbres trasmitidas por sus mayores.

Elaboración de aceitunas sajadas y machacadas y aceite de oliva

imagen

Lengua
Español

Ubicación
País: México
Estado: Baja California Sur
Municipio: Loreto
Localidad: TOTAL DEL MUNICIPIO

Esta manifestación forma parte del Inventario del Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI) de México.
La elaboración de aceitunas en el poblado de San Javier, data del periodo misional en el siglo XVIII, con la introducción del primer olivo en la Antigua California. La preparación de las aceitunas y el aceite de oliva, se realiza de manera artesanal, con pocas alteraciones en su receta original, pues los insumos y métodos son los mismos.

Fiestas tradicionales de San Francisco Javier

imagen

Lengua
Español

Ubicación
País: México
Estado: Baja California Sur
Municipio: Loreto
Localidad: TOTAL DEL MUNICIPIO

Esta manifestación forma parte del Inventario del Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI) de México.
La fiesta a san Francisco Javier tiene su origen en el periodo misional, en el siglo XVIII. Tras la expulsión de los jesuitas, los ex soldados y sirvientes que sirvieron durante el régimen de misiones continuaron con la veneración al Santo Patrono de la misión, que desde entonces constituye una parte esencial de su identidad. La tradición de festejar el 3 de diciembre a San Francisco Javier ha trascendido a otras regiones de la Baja California y de México.

Trabajos de talabartería, monturas, fundas de cuchillos, cueras, polainas

imagen

Lengua
Español

Ubicación
País: México
Estado: Baja California Sur
Municipio: Loreto
Localidad: SAN JAVIER

Esta manifestación forma parte del Inventario del Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI) de México.
La introducción de la actividad ganadera durante el régimen misional, favoreció la aparición de otras actividades como la talabartería. La lejanía y asilamiento de las comunidades rurales, demandaba la elaboración de buena parte de los artículos que requirieran, lo que derivó en el surgimiento de actividades productivas que al transcurrir el tiempo y al ser transmitidas de padres a hijos, se convirtieron en parte importante de la cultura y tradiciones de los rancheros y habitantes de San Javier. La talabartería, se enfocó en la elaboración de implementos para el trabajo en el campo, tales como sillas de montar, reatas, cinturones, polainas, fundas para cuchillos y cueras, que se utilizaban en las labores del campo. Su manufactura es de gran calidad, pues el trabajo es enteramente artesanal.

El cultivo, aprovechamiento y autoconsumo del dátil regional

imagen

Lengua
Español

Ubicación
País: México
Estado: Baja California Sur
Municipio: Mulegé
Localidad: SAN IGNACIO

En San Ignacio, al igual que en otros oasis sudcalifornianos como el de Mulegé pueblo, San José de Comondú, San Isidro, La Purísima, se practica la tradición del cultivo del dátil regional. Esta actividad tiene su origen en los primeros poblamientos misionales que se asentaron en la geografía peninsular desde finales del siglo XVI. Entre otras plantas frutales que se sembraron en la misión, se encuentra precisamente la palmera datilera, de cuyo fruto los pobladores siguen obteniendo diversos beneficios económicos y consolidando una tradición cultural actual. A la misión de San Ignacio las palmeras llegaron en el tiempo de su fundación en 1728 y permanecen ahí como un elemento del paisaje, del huerto ancestral y como un producto que identifica al pueblo de otros muchos que existen en el mundo. En estos tiempos, los pobladores de San Ignacio utilizan diversas herramientas culturales para su cultivo y manejo: canales de riego típicos de la colonia, oficios de pizca, selección y proceso del dátil para su consumo, elaboración de panes, empanadas y jaleas, almacenaje en zurrones de cuero y petates tejidos de carrizo, así como de sus estrategias de comercialización. El dátil es además una parte esencial de la dieta y se emplea en algunos casos en actividades pecuarias. El manejo de este fruto tiene características especiales que lo convierten en un objeto cultural y en una práctica domestica de significaciones particulares. La pizca y proceso del dátil se realiza de junio a septiembre, por cuyo motivo es posible apreciar en este período el importante impacto que tiene sobre la actividad del pueblo: los pizcadores ascienden a las palmeras de la misma forma en que lo hacían los ayudantes y los indígenas en las misiones, así mismo, es posible apreciar amontonamientos de racimos en solares y huertos, y la técnica de asolear sobre camas elaboradas con tejidos regionales. Durante estos meses se genera una actividad permanente entre los dueños de las huertas, los artesanos de la producción y los compradores. Posteriormente algunos productores continúan ofertando el dátil que se encuentra almacenado, cumpliendo así con la tradición datilera de la región. No pocos miembros de las rancherías aledañas persisten intercambiando productos rurales como el queso de chiva por costales de dátil, que complementan sus modos tradicionales de alimentación.

La música de los grupos norteños de las comunidades serranas

imagen

Lengua
Español

Ubicación
País: México
Estado: Baja California Sur
Municipio: Mulegé
Localidad: SANTA ROSALÍA

El rancho describe a una de las tradiciones rurales más originales del pueblo sudcaliforniano, el cual es portador de toda una tradición heredada de las misiones jesuíticas: punto de partida para los asentamientos humanos contemporáneos. En él es posible identificar algunos referentes originales de la cultura rural regional que se suman a la explicación de los activos inmateriales que tienen significaciones mayores. Uno de ellos, quizás el mejor conservado en la sierra de San Francisco, es la música tradicional, cuya manifestación es recurrente en las festividades y conmemoraciones de estas sociedades que fueron fundadas en lo alto de la sierra por vaqueros, soldados y ayudantes de las misiones. De ahí, que la esencia musical provenga de las herencias intangibles de la colonia. En la actualidad es posible reconocer a algunos rancheros que se reúnen en grupos musicales de tres o cuatro miembros para entonar melodías tradicionales del siglo XVIII, XIX y principios del XX. Alrededor de estas interpretaciones comúnmente se realizan bailes en los corredores de los ranchos, bodas y quinceañeras. Debido a las condiciones geográficas, al aislamiento, las actividades agropecuarias típicas de estos asentamientos y de su situación económica, la periodicidad es de diez o doce veces al año. El origen musical de la colonia tiene su representación mayor en los instrumentos que se utilizan y en la base rítmica. Así, la guitarra es utilizada como elemento central. El contrabajo o tololoche, es la base armónica de las notas graves. La redova, mantiene la rítmica y métrica de los temas, y en el acordeón o “cochi” se basa el guión melódico o la tonada y armonía de las canciones. En algunos casos se utiliza el bajo sexto, instrumento de 12 cuerdas llamado así por su capacidad de tonalidades graves. La base rítmica es la polca, redova, chotis, ranchero o campirano. Los ritmos son: 2/4, 3/8 y 6/8.

Proceso y elaboración de chorizo de abulón en la región Pacífico Norte

imagen

Lengua
Español

Ubicación
País: México
Estado: Baja California Sur
Municipio: Mulegé
Localidad: TOTAL DEL MUNICIPIO

A principios del siglo XIX dio inicio una peregrinación de hombres adultos de tierras firmes hacia las costas del Océano Pacífico, quienes buscaban explotar la enorme diversidad biológica de sus aguas: productos como la langosta y el abulón principalmente. La permanencia de estos movimientos migratorios dio origen al surgimiento de nuevos centros de población en las costas de la región, los cuales son ahora importantes campos de producción pesquera en el país. Sus habitantes conservan aún muchas de las tradiciones que heredaron de sus orígenes, y han generado una distinta y peculiar forma de vivir que puede verse reflejada en su adaptación al medio, tradición oral, solidaridad y comportamiento colectivo. Un elemento cultural susceptible de registro es su tradición culinaria: las familias son portadoras de saberes solariegos que definen una cocina de raigambre popular, cercana a los sabores naturales y a las hornillas de los poblamientos que crecen cerca de los mares. Una de las recetas más originales de esta tradición culinaria es el chorizo de abulón, el cual se elabora con una técnica cercana a la del embutido de puerco heredado de la cultura española, pero con ingredientes y prácticas que lo convierten en un platillo típico y distintivo de esta zona ribereña. De ahí que, aunque el abulón es el artículo de exportación que mejor define su actividad productiva, su consumo interno es sin duda su mayor referente cultural. De su concha se realizan además obras artesanales que han sido merecedoras de premios nacionales e internacionales.

Logo gobierno Baja California
Logo Instituto Sudcaliforniano de Cultura
Logo Gobierno del Estado de Sinaloa
Logo Instituto Sonorense de Cultura
Logo Centro Cultural Tijuana

 

ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2016 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD

Av. Paseo de la Reforma 175 piso 7, Col. Cuauhtémoc, Del. Cuauhtémoc. C.P. 06500, México D.F. Tel. (01 55) 41 55 02 00